Las condenas por delitos relativamente menores pueden ser pasadas por alto por la inmigración estadounidense bajo la excepción de “delito menor”. Las condenas más graves, en particular las que implican “turpitud moral”, como condenas relacionadas con drogas, violencia o penas de prisión de más de 6 meses a menudo requerirán una exención y los delitos más graves, conocidos como “delitos agravados” pueden hacer imposible obtener una visa porque la exención puede no estar disponible.

Las condenas que involucran turpitud moral (CIMT) a menudo darán lugar a que los inmigrantes sean colocados en procedimientos de expulsión (deportación). Esto puede incluir condenas que se remontan a muchos años atrás y puede dirigirse a residentes permanentes que han vivido en los EE.UU. muchos años y tienen amplios lazos familiares y de negocios. A menudo el inmigrante desencadenará el proceso de deportación viajando al extranjero o solicitando naturalización.

Las exenciones que implican condenas penales se encuentran entre los temas de inmigración más complicados bajo la ley y siempre requerirán la experiencia de un abogado de inmigración bien informado y experimentado. Esto puede requerir trabajar con su abogado penalista incluso antes de que se presente una declaración. Una defensa exitosa a menudo dependerá de varios factores, incluyendo la naturaleza del crimen, la disponibilidad de parientes cercanos y muchos factores discrecionales, incluyendo dificultades médicas, financieras y otras dificultades.