Procedimientos de Deportación y Remoción

Los no ciudadanos, incluidos los residentes permanentes (o “titulares de una Green Card) pueden ser deportados o expulsados ​​de los Estados Unidos por diversas infracciones de inmigración. La lista de estas violaciones es extensa e incluye ciertos asuntos obvios, como ingresar o permanecer en los Estados Unidos sin autorización, o infracciones menos obvias, como condenas por delitos no violentos relativamente menores. Sus derechos legales pueden variar drásticamente dependiendo de cómo, cuándo y dónde lo detengan los funcionarios de inmigración. Si lo detienen tratando de ingresar a los Estados Unidos, por ejemplo, puede ser detenido y despojadode sus beneficios sin el beneficio de un abogado en virtud de un proceso conocido como Expulsión Acelerada.

El gobierno no puede removerlo bajo una Expulsión Acelerada si ya ha ingresado a los Estados Unidos, si ya es residente permanente o si ha solicitado asilo político. En estos casos, tiene derecho a una audiencia ante un juez de inmigración y tiene derecho a que un abogado lo represente durante cada etapa de estos procedimientos.

CONSULTAR CON UN ABOGADO DE INMIGRACIÓN CON EXPERIENCIA ES CRÍTICO CUANDO USTED ESTÁ EN UN PROCEDIMIENTO DE REMOCIÓN Y NO DEBE PROPORCIONAR NINGUNA INFORMACIÓN A UN OFICIAL DE INMIGRACIÓN MÁS ALLÁ DE SU DOCUMENTO DE IDENTIDAD SIN ANTES HABLAR CON UN ABOGADO.

Incluso si puede ser deportado, en muchos casos es posible que pueda evitar la deportación, especialmente si tiene un temor fundamentado de regresar a su hogar, si es elegible como Inmigrante Especial Juvenil (SIJ), si tiene ciertos familiares cercanos en los Estados Unidos, o si tiene otros factores clave o dificultades inusuales, tales como más de 10 años de presencia física en los Estados Unidos y responsabilidades extremas para un pariente cercano que vive en los Estados Unidos.

Si es detenido, tendrá acceso a un teléfono. Antes de hacer su llamada, debe anotar dónde está detenido, el “A #” o número de archivo de su caso, y debe poder explicar sus circunstancias a sus familiares o amigos. Una vez que un abogado es contratado, ese abogado podrá hablar y reunirse con usted y ayudarlo a preparar su defensa. En la mayoría de los casos, esto puede incluir una solicitud de fianza que le permitirá salir de la detención mientras su caso se abre camino en el tribunal de inmigración.

Aunque los plazos varían entre los tribunales de inmigración de todo el país, la mayoría de los casos de inmigración tardan entre 2 y 4 años en resolverse y algunos demoran muchos años más. Más importante aún, sus posibilidades de luchar con éxito contra la deportación dependerán más a menudo del juez asignado a su caso. En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, las tasas de aprobación para las solicitudes de asilo son de alrededor del 70%, y ciertos jueces aprueban más del 90% de sus casos de asilo. En Atlanta, la tasa de aprobación está más cerca del 10% y hay registros d jueces que aprueban menos del 3% de sus casos. (En Houston, uno de los jueces de Inmigración nunca ha aprobado ninguno de los más de 100 casos de asilo que ha presidido).