Green Cards

La ley de inmigración de los Estados Unidos otorga un estatus especial a las personas que no son ciudadanos pero que disfrutan del derecho a vivir y trabajar libremente en este país. Las personas con este estado se conocen como “residentes permanentes” (o “residentes permanentes legales” o “extranjeros residentes”). Los residentes permanentes pueden ingresar y salir de los Estados Unidos con muy pocas restricciones, pueden trabajar en prácticamente cualquier trabajo que no involucre la seguridad nacional, patrocinar a ciertos miembros de la familia para la residencia permanente y luego solicitar la ciudadanía estadounidense.

Si usted es un residente permanente, puede perder ese estado más adelante si obtuvo ese estado por fraude, comete ciertos delitos o vive principalmente fuera de los Estados Unidos, pero solo un juez de inmigración puede despojarlo de su estatus de residente permanente. Si se le concede la residencia permanente, se le entregará un documento que confirma ese estado. El documento es aproximadamente del tamaño de una tarjeta de crédito y se conoce informalmente como una “Green Card”.

Obtener la residencia permanente no es fácil y, a menudo, lleva muchos años. En la mayoría de los casos, necesitará que un patrocinador presente la solicitud por usted. Ese patrocinador se denomina “solicitante” y usted, como persona que busca una Green Card, se denominará “beneficiario”. El patrocinador suele ser un familiar cercano, un empleador, o un posible empleador. Puede ser patrocinado por varios miembros de la familia, un solo miembro de la familia, y un empleador al mismo tiempo, pero incluso si califica para el patrocinio, es solo el primer paso en lo que describimos como un proceso de dos pasos. El segundo paso consiste en obtener una Green Card, ya sea mediante el ajuste del estado en los Estados Unidos, o mediante el proceso consular en el extranjero. Pueden surgir una gran variedad de obstáculos entre el primero y el segundo escalón, incluida la posibilidad de muchos años de atraso, la muerte o el retiro del peticionario, la presencia de los obstáculos de entre tres hasta diez años o la aparición de numerosas “inadmisibilidades”. Existen también otros factores, incluidos las condenas penales, las órdenes de deportación, el fraude de inmigración y cuestiones relacionadas con la salud o la seguridad.

Brevemente revisamos estos procedimientos a continuación. Se discuten en mayor detalle en otro lugar.

PATROCINIO BASADO EN LA FAMILIA

Solo ciertos miembros de la familia pueden patrocinarlo para la residencia permanente. Estos incluyen un cónyuge que sea ciudadano estadounidense o residente permanente, un padre que sea ciudadano o residente permanente o un hijo mayor de 21 años que sea ciudadano estadounidense. En varias de estas categorías de patrocinio, o “preferencias”, la ley limita el número de Green Cards que se pueden emitir cada año y establece un límite en el número total de Green Cards que se pueden emitir a ciudadanos de cualquier país. Esto a menudo crea largos tiempos que pueden extenderse por muchos años.

PATROCINIO BASADO EN EL EMPLEO

Usted puede calificar para la residencia permanente en función de sus habilidades laborales. En la mayoría de los casos, necesitará un empleador que requiera sus habilidades laborales siempre y cuando el empleador pueda demostrar una escasez de trabajadores estadounidenses que sean “capaces, dispuestos, calificados y disponibles” para el trabajo. El empleador debe emprender un esfuerzo de reclutamiento para tratar de atraer a los trabajadores estadounidenses para el trabajo, debe describirlo de manera justa y ofrecer un pago de acuerdo al mercado estadounidense, según lo determinado por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos. Si el reclutamiento no resulta en atraer a un trabajador calificado dentro de los Estados Unidos, el empleador recibirá una certificación laboral (o PERM) que luego podrá utilizarse para que sus empleados extranjeros obtengan la residencia permanente. No todos los casos de empleo requieren un empleador-patrocinador o una certificación laboral, particularmente cuando se aplica a trabajadores muy altamente calificados y ciertos ejecutivos de negocios internacionales. En algunos casos, incluso puede “autofinanciarse” sin necesidad de un empleador o una certificación laboral.

AJUSTE DEL ESTADO vs. PROCESAMIENTO CONSULAR

La ley de inmigración de los Estados Unidos prevé que los solicitantes de residencia permanente (llamados “beneficiarios”) se sometan a la adjudicación final de sus solicitudes ante un funcionario consular de los Estados Unidos en el país de origen del beneficiario. Esto se conoce como procesamiento consular. En general, el procedimiento requiere una aprobación inicial de una petición I-130 basada en la familia o una petición I-140 basada en el empleo y procesadapor USCIS. Después de que se aprueba la petición, el caso se envía a una oficina del Departamento de Estado en los Estados Unidos conocida como la National Visa Centre o NVC. La NVC retendrá el archivo hasta que su solicitud llegue a la parte superior de la lista de espera de visas, en cuyo momento el NVC actualizará el archivo y luego enviará el caso a la oficina consular correspondiente en el extranjero.

Se estableció un procedimiento especial para permitir que ciertos beneficiarios en los Estados Unidos obtengan la Green Card sin la necesidad de regresar a su hogar para el procesamiento final a través de un procedimiento conocido como Ajuste de Estatus (AOS). Si es como la mayoría de los clientes, generalmente preferirá un AOS sobre el procesamiento consular porque le permite permanecer en los Estados Unidos mientras se revisa su caso, lo cual permite eliminar los gastos necesarios para regresar a su hogar y generalmente le permite permanecer en los Estados Unidos si se requiere una apelación al resultado de su caso.

Debe saber que un AOS solo está permitido en un número relativamente pequeño de situaciones, que incluyen:

  • Si actualmente se encuentra en situación legal en los Estados Unidos cuando el número de visa esté disponible y no haya estado previamente en un estado ilegal.
  • Si ingresó a los Estados Unidos legalmente y si es un pariente inmediato de un ciudadano o residente.
  • Si usted es actualmente el beneficiario del Estatus de Protección Temporal.
  • Si usted es el beneficiario de una solicitud de Empleo y ha estado fuera de estado en menos de 180 días.

Determinar si se postula para el Procesamiento Consular o el Ajuste de Estado a menudo es una decisión difícil, por lo que le sugerimos encarecidamente que consulte con un abogado de inmigración con experiencia antes de tomar una decisión.