Asilo, Retención de Deportación, e Inmigrantes Juveniles Especiales

La ley de inmigración de los Estados Unidos ofrece varios programas para proteger a las personas que huyen de la persecución en su país de origen. Cada programa difiere ampliamente el uno del otro y a menudo se aplican de manera diferente en diferentes áreas del país, pero todos tienen varios elementos clave en común: el solicitante debe documentar y probar cuidadosamente los actos que constituyen la persecución y presentar la solicitud correspondiente de manera oportuna. Resumimos estos programas a continuación.

ASILO

Si usted solicita asilo, debe demostrar que no puede o no desea regresar a su país de origen debido a un “temor fundamentado de persecución por razones de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social en particular u opinión política”. También debe demostrar que su gobierno no quiere o no puede protegerlo de esta persecución y que no puede trasladarse a un área diferente en su país. Debe presentar su solicitud de asilo dentro del año posterior a su ingreso al territorio estadounidense. Hay circunstancias que pueden dar lugar a una presentación de asilo tardío, pero lo ideal es hacerlo en el primer año. Si se le concede asilo, usted también podrá obtener asilo para un cónyuge o los hijos menores de 21 años, incluso si su pariente se encuentra fuera de los Estados Unidos. Además, si se le concede el asilo, podrá solicitar una Green Card pasado un año y, eventualmente, obtener la ciudadanía estadounidense. El hecho de no presentar la solicitud dentro del año a menudo lo limitará a obtener un estado de alivio conocido como Retención de Expulsión. El éxito de su solicitud de asilo dependerá de su capacidad para demostrar que “usted es una persona razonable y que las circunstancias de su persecución son válidas”.

Recuerde que el asilo es discrecional y los jueces de inmigración tienen amplia libertad para aprobar o negar casos. Esto se ilustra mejor al revisar las tasas de denegación de los jueces de inmigración que se publican en línea por TRAC, una organización sin fines de lucro que informa las tasas de aprobación/denegación de todos los jueces de inmigración con experiencia (trac.syr.edu/immigration/reports/judgereports/).

Los informes muestran que Nueva York, en general, tiene una tasa de denegación de alrededor del 30% en casos de asilo (lo que significa que el juez de inmigración aprueba el 70% de sus casos). Ciertos jueces individuales tienen tasas de rechazo menores al 5%. ¡En Atlanta, en comparación, los jueces tienen una tasa de denegación general de más del 90% y una sentencia del 97.7% de sus casos! Por lo tanto, no es recomendable vivir en Atlanta cuando usted presente su solicitud de asilo.

 

RETENCIÓN DE EXPULSIÓN

La retención de deportación, al igual que el asilo, se basa en un temor fundado de persecución. A diferencia del asilo, que es discrecional, un juez de inmigración debe otorgarle la suspensión de deportación, si presenta las suficientes pruebas para validar su caso. Sin embargo, necesita una “carga de la prueba” mucho mayor en los casos de retención. A diferencia del estándar “razonable” que se exige para otorgar un asilo, un caso de retención requiere un “conjunto de pruebas claras” de persecución futura. Si se le concede la Retención, el juez emitirá una orden de deportación o de Retención, pero “retendrá” esa Orden y le permitirá permanecer en los Estados Unidos y trabajar sin restricciones. Sin embargo, no podrá solicitar a otros miembros de la familia o solicitar la residencia permanente. Además, si sale de los Estados Unidos después de una concesión de Retención, probablemente no se le permita el reingreso.

INMIGRANTE JUVENIL ESPECIAL (SIJ)

El SIJ es un programa que permite que los jóvenes víctimas de familias desintegradas permanezcan en los Estados Unidos y obtengan la residencia permanente. Para calificar, el joven debe ser menor de 21 años, y (1) ser declarado dependiente por un tribunal juvenil estatal, (2) no puede reunirse con uno o ambos padres debido al abuso, abandono o maltrato del menor por parte de los padres, ( 3) no tener interés por regresar al país de nacionalidad de sus padres. En muchos estados, incluido Nueva York, el niño puede vivir con uno de los padres en los Estados Unidos y el otro padre también puede vivir en los Estados Unidos siempre y cuando el padre ausente sea el culpable del abuso o abandono del niño por negligencia.

Con mucho, la mayor cantidad de niños que califican para el programa SIJ proviene de países de América Central donde también huyen de la persecución a manos de pandillas con la aquiescencia del gobierno. La elección entre el asilo y el SIJ dependerá de los hechos de cada caso, pero la decisión puede tener consecuencias importantes. Un niño al que se le otorga asilo puede tener dificultades para regresar a su país de origen, pero a menudo puede peticionar a uno o ambos padres cuando el niño se convierte en ciudadano estadounidense. Un niño al que se le otorga los beneficios del programa SIJ puede regresar a su hogar después de obtener la residencia permanente, pero nunca podrá solicitar a ninguno de los padres, incluido el de custodia.